La Revolución: Hidrógeno Verde

En 2011, la Unión Europea confirmó sus objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (emisiones) GEI en el horizonte 2050: se prevé una reducción de entre un 80% y un 95% con respecto al nivel de 1990. Para lograrlo, la descarbonización de un elemento como el hidrógeno —responsable en la actualidad de más del 2 % de las emisiones totales de CO2 en el mundo—, que da lugar al hidrógeno verde, se revela como una de las claves.

La transición energética hacia un modelo más sostenible debe de ser realizada paulatinamente y de una manera sólida y flexible. Prescindir prematuramente de la energía nuclear, del carbón, o de los productos petrolíferos entre hoy y 2030 significaría poner en riesgo la eficiencia económica de la transición o la seguridad de suministro.

Hidrógeno como Energía Limpia

El hidrógeno será el combustible del futuro y paso a paso sustituirá a todos los combustibles fósiles actuales.

El hidrógeno es el elemento más abundante en el universo. Se usa como insumo en la refinación de petróleo, la producción de amoníaco y metanol y la fabricación de acero. La demanda mundial actual de hidrógeno es de más de 70 millones de toneladas anuales.

La demanda de hidrógeno, que se ha multiplicado por más de tres desde 1975, continúa aumentando, abastecida casi en su totalidad por combustibles fósiles, con un 6% del gas natural global y un 2% del carbón global destinado a la producción de hidrógeno.

Iberdrola ha puesto en marcha la que será la mayor planta de hidrógeno verde para uso industrial en Europa. La planta de Puertollano (Ciudad Real) estará integrada por una planta solar fotovoltaica de 100 MW, un sistema de baterías de ion-litio con una capacidad de almacenamiento de 20 MWh y uno de los mayores sistemas de producción de hidrógeno mediante electrolisis del mundo (20 MW). Todo a partir de fuentes 100 % renovables. Esta planta producirá 15.000 toneladas de hidrógeno verde renovable.

¿Qué es el Hidrógeno Verde?

El hidrógeno se usa en todo el mundo como materia prima en industrias como el refino de petróleo y la fabricación de fertilizantes y productos químicos. El consumo global de hidrógeno es de unos 70 millones de toneladas por año, según el último Informe de la IEA (Asociación Internacional de la Energía, por sus siglas en inglés).

Actualmente, casi la totalidad del hidrógeno se produce a partir de combustibles fósiles, por lo que en el proceso se emiten grandes cantidades de CO2. Pero hay una forma de producir hidrógeno sin emisiones: obtenerlo a partir de la electrólisis del agua que permite separar el oxígeno del hidrógeno y para ello se necesita electricidad. Si esta electricidad se produce a partir de fuentes renovables, obtenemos lo que llamamos hidrógeno verde. 

Ventajas y Desventajas

  • 100 % sostenible: el hidrógeno verde no emite gases contaminantes.
  • Almacenable: fácil de almacenar, lo que permite su utilización posterior en otros usos y en momentos distintos al de su producción.
  • Versátil: puede transformarse en electricidad o combustibles sintéticos y utilizarse con fines domésticos, comerciales, industriales o de movilidad.
  • Transportable: esta energía puede mezclarse con el gas natural hasta en un 20 % y viajar por los mismos canales e infraestructuras del gas.

El Papel del Hidrógeno Verde

La característica que hace realmente atractivo el hidrógeno como elemento clave en la descarbonización del sector industrial es que éste se puede producir directamente a partir de la electrólisis del agua, que no genera emisiones ya que su único residuo es oxígeno. Esto resultaría muy beneficioso para el calentamiento de industrias como pueden ser las refinerías de petróleo o la industria química que necesitan grandes cantidades de calor y a altas temperaturas para poder funcionar. Si, además, la electricidad usada en la electrólisis se ha generado a partir de fuentes renovables, entonces todo el ciclo de producción y consumo del hidrógeno es completamente limpio y se puede hablar de hidrógeno verde.

El hidrógeno verde está llamado a jugar un papel muy importante en el sistema energético europeo del futuro ya que irá sustituyendo a los combustibles fósiles. Gracias a su versatilidad para poder ser producido con electricidad renovable excedentaria, y de poder ser usado tanto para almacenar energía como en forma de combustible para el transporte, harán que sea elemento de relación entre los sectores eléctrico, gasista, residencial, industrial y del transporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú